Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

Poetas

Somos los forjadores de nueva trascendencia
somos los generadores de nuevas realidades
somos los malabaristas en la cuerda floja
tratando de preservar el equilibrio de la vida
somos pues; en tres palabras:
CREADORES DE CONSCIENCIAS

martes, 20 de marzo de 2012

Sensación de Inseguridad



Mientras me empujo una “bala fría”
en esta tarde capitalina
calimosa y sosegada
pienso en la calle empedrada
de la Caracas de antaño
aquella de techos rojos
sin ninguna ideología;
cuando el rojo era solo un color
que cantaban los poetas
entre rosas y cayenas
en las venas del amor más afianzado…

Mas luego
un sonido explosivo y seco
llama súbito mi atención
y pienso en las balas perdidas
que viajan sin más respeto
que el que le tienen al viento.
Y pienso en las balas sembradas
en las calles y en los cerros
con todos los agujeros
que dejan como su estela.

Los huecos de balas en alcabalas
Los huecos de balas en cuerpos inocentes
Los huecos de balas en paredes de cartón
Los huecos de balas en los techos de zinc.

Y en el techo agujereado de mi tórrida terraza
agujeros despiadados del tamaño de las balas:

[ Éste es de seis treinta y cinco
y éste es de siete seis cinco
éste otro es nueve milímetros
y éste…tres cinco siete
acá un punto cuarenta
y más allá el tímido veintidós]

Agujeros obcecados del tamaño de las balas
y las lágrimas de lluvia del tamaño de agujeros
y este miedo progresivo del tamaño de las lágrimas
y la paz que nos arropa del tamaño de ese miedo
y la patria en que vivimos del tamaño de su paz.

Y la patria que nos brinda sensaciones de inclemencia
del tamaño del terror que devora toda paz

La patria
Patria roja…roja rojita
ensangrentada hasta los cabellos
Patria excluyente y exclusiva y elitesca
Patria de unos pocos afortunados
Patria que insulta y ofende y denigra
Patria sin escuálidos, majunches ni cochinos
Patria de “patriotas” y de apátridas

(¿Apátrida?
me disculpo, pero esa palabra no está en mi dicciosaurio)

Papá Petróleo

Es el petróleo una gran bendición
que genera en el mundo tamaña admiración
por ingentes riquezas que su estirpe produce
para todos los pueblos del planeta impotente.

Y es este pueblo caribeño y tropical
quien tuvo la fortuna de su enorme caudal
Los hermanos del mundo están felices, contentos
por los bienes que damos a los cuatro vientos.

Lo hermanos del orbe felicitan al pueblo
que asegura abundancia, felicidad y gloria:
Abundancia de leche en Argentina
Abundancia de asfalto en Nicaragua
Abundancia de helicópteros en Bolivia
Abundancia de empleo en Brasil y en Colombia
Abundancia de inversiones para China y para Iran
Abundancia de luz para la noble Cuba
Abundancia de todo para todo el planeta

¿Y nosotros?

Nosotros…bien gracias
Con nuestros hospitales cayéndose a pedazos
Con nuestras carreteras destruidas por desgaste
Con nuestros oleoductos corroídos por el tiempo
Con nuestros alimentos vencidos y mugrientos
Con nuestras aguas contaminadas
Con nuestros aires polucionados
Y con el hampa a moño suelto
secuestrando y masacrando poblaciones
y diezmando impunemente juventudes.

Nosotros
con nuestros niños pasando hambre
con la justicia enceguecida ante el poder
y  las cárceles que implotan estallidos de dolor
los liceos desprendiendo sus sarmientos de la flor
y autopistas que cercenan conductores
y malandros que cercenan pasajeros
y los pacos que cercenan transeúntes…

¿Y nosotros?

Nada importa el desangre progresivo de esta Patria agonizante
si los líderes del mundo cierran ojos y festejan
esta venta de conciencias y de almas al nefasto áureo negro…

Oro negro:
Destituiste al país otrora agrario
del café, del cacao, del tabaco y del banano
para hacernos los esclavos de un planeta sin vergüenza
¿por los siglos de los siglos?

Petróleo que no se come
Petróleo que contamina
Petróleo que irreverente nos asesina
a voz viva y en secreto.
Petróleo que nos mantiene
siervos tristes de codicias extranjeras…

Un grito ya reverbera
se hace eco y se repite
desde el barrio hasta el conuco
desde Maicao hasta Guiria
desde la selva hasta la mar
grito de sangre y de hastío
de un pueblo que ya no duerme.

Nosotros
los hijos del petróleo;
por los ecos ecocidas que destrozan nuestros suelos,
anunciamos con silencios desmedidos
la proclama de la boca amordazada

Nosotros,
los hijos del petróleo
proclamamos:

¡MALDITO SEAS POR SIEMPRE PAPÁ!












sábado, 17 de marzo de 2012

Y vivimos en la mira de la muerte


Y vivimos en la mira de la muerte
por la saña y la maldad
por el hampa y por la ley
(terrorismo y opresión)

Y vivimos en la mira de la muerte
por la causa y el efecto
por abuso y el desgano
(escasez, necesidad)

Y vivimos en la mira de la muerte
por el sucio y por el puro
por el aire y por el agua 
(impericia y negligencia)

Y vivimos en la mira de la muerte
por el todo y por la nada
con salud y enfermedad
(impaciencia e impiedad)

martes, 13 de marzo de 2012

Amor verdadero



Este amor tan trillado
y  a la vez tan venerado
se me parece un poquito
al buen vino bendito
que nunca dan en la misa
y es que a la  vieja camisa
se le verá la costura
haya o no haya mesura
para lo que ya no venden.

No sé si es que me entienden
cuando digo en la cosecha
que flor no regada desecha
su pétalo pues se marchita.
Si vivo feliz en la ermita
es por aquellos de antaño
que suman año tras año
sus cayos y sus arrugas
mostrando claras verrugas
en el alma prisionera.


“Padre, si usted la viera”
cantaba feliz el poeta
tambores clarines trompeta
y un sinfín de mocedades
que se tiñeron de edades
nos regalan del pasado
todo lo muy estudiado.

Arte, ciencia con consciencia
y alguna cursilería
de esas que “vida mía”
y de corazones virtuales
no de músculos reales
de esos que llaman cardíacos
sino de los  que son maníacos
eufórico depresivos
corazones de hojalata
que suelen vestirse de plata
corazones de cartón
revestidos de algodón
corazones de pelota
con su esperanza rota
corazones de papel cebolla
que se montan en la olla
y aquellos de pergamino
ya gastado su destino,
y los corazones con alas
enterrados por las palas
de la insigne realidad.

Y es esta la cruel verdad:
Que aquello que llaman Amor
es apego y es dolor
y es la amarga carestía
con posesión y estadía
en trincheras de la cama.
Yo prefiero la rama
como cuando fui niño…

Y si me ofrecen cariño
lo exijo incondicional
como el Amor real
como el Amor verdadero
que es perfecto y duradero…

¡Hasta que la muerte nos separe!


domingo, 11 de marzo de 2012

Llamas que fluyen


Llamas que fluyen con olas que arden
y se arremolinan en vientos sin nombre
debajo de cúpulas vidriosas, nubladas
tal vez horadadas quizá agujereadas...

Se lamen los gatos sus hondas penurias
Se lamen los perros sus graves aullidos
Se lamen los pobres sus grises lamentos
Se lamen virtudes los altos poderes
y dejan sollozos a los indefensos
entre aflicciones, zozobra, infortunio...

Y pienso en cabezas sin sueño ni almohada
Y pienso en la lluvia cubriendo mejillas
Y pienso en los ríos que inundan gargantas;
que hablando de amor se arman milicias
que hablando de paz se arman las guerras.

Llamas se filtran en olas que encienden
y se atorbellinan en vientos sin tregua
debajo de bóvedas cubiertas de escamas
tal vez taladradas, quizá carcomidas
quizá envenenadas...envenenadas

jueves, 8 de marzo de 2012

Soledad Llanera


Bajo una luna dorada
a dos pasos del estero
bailan chigüire  y caimán
la danza del carnicero;
que es danza de vida y muerte.
Y alza el vuelo la bandada
de flamencos y de garzas
mientras sopla un viento fuerte
entre espigas de cebada
y entre las moras de zarzas.

Ya un cardenal se me esconde;
tremebundo y aterido,
en el pecho de su nido
y un azulejo se aleja
con el canto de un turpial
hacia  el viejo algodonal
que está detrás de mi oreja
mientras pregunto en dónde
dejé mi beso ceñido
si en la piel de tus valores
o en los labios de las flores.

Bajo una luna dorada
toca el cielo sus tambores:
si está llorando dolores
será que perdí; bien amada,
lo mejor de tus favores.

Y con tantos sin sabores
entre grillos y cigarras
con su estruendo de lamentos
se nos cubre de gabarras
la inmensidad de este llano
al caer los firmamentos.
Y las libélulas rozan
con su abdomen los estanques
con sus vuelos tan rasantes
que asemejan mi amorío;
pues casi me estrello en tu vientre
tiritando…triste y frío
mientras desbordose el río
de mis pasiones truncadas
por fatalista vertiente
en que hundí mis llamaradas.

El festín de los caimanes
es reflejo de mi sino;
Soledad es mi destino;
naufragado en mis desmanes…

Divagando en 2012


En los bares citadinos
bailan las bailarinas;
bajo el humo…nicotinas
compiten por la esbeltez.

Ya me alcanzó la vejez
con las metras, con los trompos,
con la vieja perinola
que nunca supe encajar.

Ya no tengo damas chinas
ni tableros de ajedrez
pero tengo; si, esta vez
la simpática alegría
de saberte; vida mía,
tan dichosa como gata
que se lame sus penurias.

Y aunque yo parezco un pez
en las dunas navegando,
no me estaré lamentando
de este desierto candente
pues tengo mi bronceador
y mi camita playera
y mis lentes bien ahumados
y mi traguito de ron
y tengo también el son
caribeño y vesubiano
que alegra mi corazón…
mi corazón en la mano.

Ah la vida caprichosa
que “en su lugar cada cosa”
y en su momento el instante
sin agujas ni relojes.

¿Y qué es lo que recoges?

Mis sonrisas y emociones
entre un sin fin de pasiones
desbordando corazones
más allá de las razones.

Y es que al fin lo asimilé:
que “si del cielo me caen limones
tendré que hacer limonada”


¡Más nada!